domingo, 21 de octubre de 2012

TATUAJE SÍ, TATUAJE NO



El tatuaje es una práctica tan extendida actualmente, 
como  frecuente el deseo de eliminarlo. 
Conocer la naturaleza y el comportamiento de los pigmentos bajo la piel, así como la técnica empleada para inocularlos, los riesgos que comportan y el pronóstico de los tratamientos láser, es tan importante para realizarlos como para borrarlos

El tatuaje es por definición, cualquier dibujo, figura o texto, que se realiza con tinta o con algún pigmento bajo la dermis para que resulte permanente.

Atendiendo a la profundidad a la que se realiza, se pueden clasificar en:
- Temporales: pigmento implantado en la capa cornea, que se renueva.
- Permanentes: pigmento implantado en la dermis, estrato que no se renueva.
- Micropigmentación: tatuaje cosmético para delinear labios, cejas o nacimiento de las pestañas, que se implanta en la unión dermoepidérmica y que dura dos años aproximadamente, si no se retoca.

Por la procedencia de realizado, se clasifican en:
- Profesionales: se realizan con un aparato especial para tatuar.
- Amateurs: se realizan con tinta de rotulador, bolígrafo o cualquier elemento punzante como aguja o alfiler, que permita la escarificación de la piel.
- Accidentales: por pólvora o asfalto, tras accidente de caza o tráfico.

Los pigmentos más utilizados son los inorgánicos (cubrientes y opacos, insolubles y muy estables frente a la luz y el calor) y los  orgánicos de síntesis (sintéticos solubles, brillantes, menos cubrientes y estables). Los de origen animal o vegetal como la henna,  no están permitidos.

Es importante saber que los tatuajes están contraindicados en:
- Menores de edad.
- Embarazo.
- Infecciones víricas.
- Enfermedades cutáneas ( liquen, psoriasis y otros).
- Historial previo de queloides
- Tratamiento con isotretinoína (Roacután).
- Trastornos hemorrágicos.
- Trastornos de personalidd y enfermedades psiquiátricas.

Cuando nos realizamos un tatuaje podemos tener las siguientes complicaciones:
- Infecciones víricas, bacterianas y por microbacterias.
- Dermatitis de contacto: suele aparecer en los diez primeros días y deberse al pigmento rojo (sulfato de mercurio), a los azules (cobalto) y con menor frecuencia a los verdes (cromo). Los pigmentos empleados para el amarillo pueden producir fotosensibilidad.
- Pseudolinfoma: reación inflamatoria muy intensa por depósito de pigmentos en ganglios linfáticos.
- Queloides: crecimientos exagerados del tejido cicatricial.
- Complicaciones oculares, uveitis. 


 Aunque un tatuaje es para toda la vida, o así se piensa cuando se decide hacerlo, la realidad es que por  distintos motivos (deja de gustarnos, nos afecta en el ámbito laboral o personal, etc), una gran mayoría decide eliminarlo

Actualmente se pueden "eliminar" gracias a la utilización de  nuevas tecnologías. 
Los láseres Q-Swichted, cuya emisión en nanosegundos se circunscribe a la partícula de tinta, sin apenas afectar el tejido circundante. Fraccionan el pigmento en micropartículas por un mecanismo foto-acústico, que permite ser fagocitadas por el organismo a través de los macrófagos, células "basurero", que recogen los detritus para ser eliminadas posteriormente  por el organismo (drenaje linfático).

Este procedimiento requiere crema anestésica, que se aplica una hora previa al tratamiento.

El proceso es muy rápido ya que se realiza con láseres que operan con diez impactos por segundo.

Finalizada la sesión, se aplica pomada antibiótica que se cubre. La cura debe repetirse a diario hasta la recuperación de la piel, que cursa con inflamación y púrpuras, así como con ampollitas ocasionnales, que son muy leves, pero inevitables a veces, por el estallido del pigmento bajo la piel.

La zona tratada se descubre a la semana, cuando se aplica una crema de rosa mosqueta hasta la siguiente sesión.

Al cabo de un mes y medio como mínimo, que es el tiempo necesario para que la piel cicatrice y los pigmentos se hallan eliminado, se realiza la siguiente sesión.

Esta técnica de eliminación la puedes realizar en el Instituto Médico Láser (IML), centro con gran experiencia y seriedad.

El número de sesiones, entre seis y doce, varía dependiendo de la cantidad de tinta. Es un tratamiento que no se puede acelerar, debido al trabajo de los macrófagos, que requieren un tiempo para eliminar el pigmento.
El precio de las sesiones, a partir de 150 euros, varía en función del tamaño del tatuaje a tratar.














 



Un estudio clínico realizado por el Instituto Médico Láser, nos revela las respuestas a todas las cuestiones que se nos plantean alrededor del "Universo Tatoo":

¿Elimina el láser todos los tatuajes?
Un sólo láser no sirve para todos los tatuajes debido a que cada color absorbe un tipo distinto de luz. Según constata el IML, existe una longitud de onda específica para cada tonalidad.

¿Los tatuajes negros son más fáciles de eliminar?
N0, porque aunque el color negro absorbe prácticamente todas las longitudes de onda, es altamente estable y se utiliza mucho en dibujos tribales, que se realizan con gran densidad de pigmento.

¿Se eliminan los tatuajes verdes y azules?
Sí, suelen ser los últimos en responder porque su pico de absorción es variable, condicionado por la cantidad empleada de óxido de titanio u óxido de zinc, que son los pigmentos más difíciles de eliminar.

¿Los tatuajes en rojo y amarillo sólo se van con dermoabrasión?
No, aunque este método elimina el tatuaje por extirpación de la piel, existe una alternativa de resultados rápidos y sin riesgos de cicatriz, el láser Q-Swihed, asegura IML.

¿Los tatuajes grandes son más difíciles de eliminar que los pequeños?
No son más difíciles, sino que requieren mayor número de sesiones. Su extensión sólo implica la duración mayor de cada una.

¿Es más arriesgado quitar un tatuaje del rostro que del cuerpo?
Según la experiencia de IML, el tratamiento es más fácil en cabeza, cuello, escote femenino y muñeca, porque la piel es más fina y la tinta es más superficial que en zonas como brazos, extremidades inferiores y espalda, que pueden requerir hasta 20 sesiones debido al grosor de la piel y la profundidad del tatuaje. Por idénticas razones, las primeras corren menos riesgo de cicatrices, hipo-hiper pigmentación, etc, porque requieren menos impactos láser.

¿Los tatuajes de "chiringuito" son igual de difíciles que los "profesionales" a la hora de eliminarlos?
Los trabajos de aficionados suelen realizarse con tintas más inestables, que precisan de 5 a 6 sesiones paa desaparecer. Los profesionales  requieren de 9 a 10 debido a la gran permanencia de los pigmentos, su densidad y profundidad.

¿La eliminación  puede producir manchas blancas?
La hipopigmentación es bastante frecuente y puede resultar permanente, ya que el láser y los procesos repetidos de reparación dañan la melanina y los melanocitos.

¿La eliminación puede producir manchas oscuras?
La hiperpigmentación se puede dar en los fototipos oscuros, pero es transitoria, según IML.

¿El proceso para eliminar tatuajes con láser cambia la textura?
IML, ha constatado cambios en el relieve cutáneo casi siempre.

¿La micropigmentación se oscurece con el láse?
Es un ennegrecimiento característico que guarda relación con los colores "carne", cuyos pigmentos férricos y dióxidos de titanio, se oxidan y se oscurecen. Sin embargo, es un efecto transitorio y eventual en labios y cejas, que se elimina totalmente.

¿La micropigmentación es más fácil de eliminar?
Su eliminación, en principio, es más fácil porque sólo necesita 3 sesiones de media. Algunas micropigmentaciones son verdaderos tatuajes, realizados a mayor profundidad, cuya eliminación es más costosa.

¿El láser es una gran ayuda para eliminar los tatuajes traumáticos?
Se eliminan muy bien en tan solo 1 o 2 sesiones.

¿El láser para eliminar tatuajes puede producir alergias?
Tanto estas como las infecciones son excepcionales.


Dra. Paloma Cornejo, Unidad  Dermatología de  IML


INSTITUTO MÉDICO LÁSER        consulta@iml.es       www.iml.es





No hay comentarios:

Publicar un comentario