viernes, 4 de octubre de 2013

"NO DES PIE A LA GOTA" 2013: Año de concienciación de la GOTA






"No des pie a la gota" es el lema de la campaña que la Sociedad Española de Reumatología (SER) y Menarini España han puesto en marcha este año para sensibilizar a la población española sobre la gota, una enfermedad reumática cuya prevalencia ha aumentado de forma espectacular en los países occidentales en las últimas décadas.

Durante este año y bajo el paraguas “2013: Año de Concienciación de la Gota”, se van poner en marcha una serie de acciones con el objetivo de informar a la población sobre esta patología reumática, que hoy afecta a entre el 1 y el 2% de la población española (el 85% son hombres), habiéndose convertido ya en la principal causa de artritis en adultos.

La gota es una enfermedad ocasionada por un exceso de ácido úrico en sangre que provoca la formación de unas sales que se depositan en las articulaciones y causan episodios de dolor intenso, que a menudo se inicia en el dedo gordo del pie. Es la artritis (inflamación articular) más común y de no tratarse adecuadamente, puede dar lugar a lesiones articulares y afectar directamente a la calidad de vida del paciente. De ahí que deba dejar de tratarse como una enfermedad banal y de consecuencias poco importantes. Puede curarse, pero para ello es esencial un tratamiento precoz, efectivo y prolongado en el tiempo.



La gota se ha relacionado históricamente con los más poderosos. Alejandro Magno, Enrique VIII, Benjamin Franklin o Felipe II, son algunos de los que la padecieron, por lo que siempre se ha asociado como la enfermedad de aquellos que podían permitirse ciertos lujos


Portrait of Philip II of Spain by Sofonisba Anguissola - 002b.jpg 










Sin embargo, no hace falta llevar una vida de excesos para padecerla. Algunos estudios  han llegado a afirmar que tan sólo en el 15% de los casos tiene influencia el estilo de vida del paciente sobre su enfermedad. “Seguramente también influyen factores genéticos”. 

“La percepción de muchos pacientes y profesionales es que la gota sólo se reduce a síntomas de inflamación aguda, cuando no es así”, según el Dr. Fernando Pérez Ruiz, uno de los principales expertos de gota del país, quien también destaca que “es una enfermedad con síntomas intermitentes en el estado inicial y que, en aquellos pacientes en los que el tratamiento no es efectivo, avanza provocando lesiones graves al cabo de una o dos décadas en la mitad de los pacientes”.

La evolución natural de la enfermedad y/o la falta de un control adecuado de la uricemia puede tener consecuencias de diversa gravedad, como la artropatía gotosa crónica,  y recientemente se ha asociado a mayor riesgo de patologías cardiovasculares.

A diferencia de lo que cree gran parte de la población, la gota no es una enfermedad del pasado sino que cada vez es más frecuente. Esta patología afecta especialmente a la población adulta. De hecho, en España, su prevalencia aumenta hasta el 5% en pacientes mayores de 70 años. Pacientes hipertensos, obesos, diabéticos, con una mala función renal o aquellos que toman medicamentos que pueden elevar los niveles de urato, son los que más riesgo tienen de desarrollarla.

 “La población está envejeciendo y por tanto cada vez hay más personas con enfermedad renal crónica o que toman un medicamentos, algunos de los cuales aumentan los niveles de ácido úrico en sangre”, advierte el Dr. Pérez Ruiz, reumatólogo del Hospital Universitario Cruces e Instituto de Investigación Biomédica Biocruces de Baracaldo (Vizcaya). 

El paulatino abandono de la dieta mediterránea y la adopción de hábitos poco saludables como una mayor ingesta de alcohol y de bebidas azucaradas, son otros de los factores de riesgo. Por ello, modificar algunos factores como las dietas desordenadas o un cambio de medicación, en aquellos pacientes en los que sea posible, puede ayudar a prevenir la elevación de ácido úrico en sangre. 

La gota es la principal causa de artritis en la población adulta. Pese a ello, es una de las pocas patologías reumáticas que se puede curar con un diagnóstico precoz y un tratamiento adecuado y prolongado en el tiempo. Esta terapia tiene como objetivo conseguir alcanzar  y  mantener  unos  niveles  de urato por  debajo de 6mg/dl de forma  permanente. Prácticamente el 90% de los pacientes con gota necesitan tratamiento con medicamentos para ayudar a reducir la uricemia.


A juicio del experto, “los pacientes suelen tener en cuenta sólo episodios agudos y creen que si desaparecen los síntomas no hay enfermedad, y esto es incorrecto. Además, se cree que la gota no se puede curar y no es así. Los cristales de ácido úrico se pueden eliminar con el tratamiento adecuado”. 

Para combatir esta enfermedad, los especialistas están de acuerdo en que un correcto diagnóstico y ofrecer toda la información disponible al paciente son fundamentales para el éxito del tratamiento. “La mayoría de pacientes con gota deben mentalizarse de que deberán tomar medicamentos durante muchos años, igual que otros pacientes con enfermedades crónicas como la diabetes o la hipertensión, pero también deben saber que los riesgos asociados o los efectos secundarios del tratamiento están claramente superados por los beneficios para su salud y su calidad de vida”,  señala el portavoz de la SER.

El tratamiento debe ser progresivo y prolongado en el tiempo “En general, una vez el paciente supera la semana de dolor agudo e intenso o aprende a convivir con el dolor crónico de baja intensidad, no vuelve a revisión y parte de esa responsabilidad la tiene el médico. El afectado debe conocer las complicaciones de no seguir un tratamiento a largo plazo y no recibir tratamiento sólo cuando tiene crisis”.

Entre el 85-90% de los pacientes con gota son hombres adultos. Las mujeres mantienen niveles de ácido úrico generalmente bajos durante toda su edad reproductiva, acercándose después de la menopausia al nivel que tienen los hombres. Por ello las mujeres, excepto en casos excepcionales,  no padecen gota antes de la menopausia. “Las mujeres cuentan con hormonas que favorecen la eliminación del ácido úrico por el riñón por lo que tienen niveles de urato más bajos hasta la menopausia”, señala el Dr. Pérez Ruiz.



Sociedad Española de Reumatología (SER)
La Sociedad Española de Reumatología (SER) tiene como misión trabajar y relacionarse activa y positivamente con todos los agentes de interés en el campo de la Reumatología. Para ello, entre otras actividades, fomenta el estudio de las enfermedades reumáticas -enfermedades del sistema musculoesquelético y del tejido conjuntivo-, desarrolla trabajos, estudios y proyectos de investigación en Reumatología y atiende los problemas relacionados con la especialidad. Asimismo, brinda apoyo a los pacientes de enfermedades reumáticas a través de su relación con asociaciones que integran fundamentalmente a pacientes. En el área de docencia, lleva a cabo un amplio número de cursos sobre todas las áreas de la Reumatología y celebra dos simposios monográficos y un congreso cada año. Actualmente, la SER representa a cerca de 1.500 profesionales en España y mantiene contacto con las sociedades autonómicas de Reumatología de todo el país.

 

Menarini España
Menarini es un grupo farmacéutico internacional con más de 125 años de historia presente en más de 100 países de Europa, Asia, África y América. Menarini España es la tercera filial en volumen de facturación del grupo, con una producción, desde la sede de Badalona, de 48 millones de unidades de medicamentos al año y una plantilla de casi 600 trabajadores. La compañía, que acaba de celebrar su 50 aniversario, se sitúa entre las 20 primeras empresas del sector farmacéutico español.

Menarini España tiene como línea prioritaria de investigación el desarrollo de medicamentos para el tratamiento de enfermedades cardiovasculares, respiratorias, infecciosas, trastornos gastrointestinales, alergia, problemas de metabolismo, dolor e inflamación. Su objetivo es dar respuestas eficaces a la salud y el bienestar y, por ello, apuesta por la investigación y el desarrollo de nuevos productos con la tecnología y sistemas más avanzados. Ello comporta la aplicación de los estándares más exigentes en materia de calidad en el proceso de fabricación, respetando en todo momento el medio ambiente y siendo pioneros en la obtención de diversas certificaciones del sector.

Su sede en Badalona, con una superficie de 12.000 m2, incluye uno de los seis que el Grupo tiene en Europa, y la planta de producción, que fabrica algunos de los medicamentos que Menarini comercializa en España pero que también exporta fármacos a otros países europeos y americanos. 



No hay comentarios:

Publicar un comentario