domingo, 27 de abril de 2014

María D’uol "Cosmética con nombre de Mujer Creada por una Mujer"




María D’uol es una marca de alta cosmética con nombre de mujer, creada por una mujer:
 María Unceta-Barrenechea Olázar, 
"una historia de pasión y tesón, donde los sueños se hacen realidad"


María D’uol es la historia de una mujer que con el tesón, la pasión y el trabajo como armas  y su firme convicción de tener la mejor fórmula posible entre sus manos, ha hecho realidad sus sueños.


Con su propio patrimonio, su perseverancia y los recursos generados durante 20 años de actividad, María Unceta-Barrenechea levantó los Laboratorios Marunca de su propiedad, donde continúa formulando sus cosméticos, tal y como hizo en sus inicios, cuando prestaba ayuda desinteresada a una farmacia de Vitoria en vacaciones y, a cambio, le permitían crear sus propias fórmulas. Algunas acabaron en la basura pero otras, como su crema anticelulítica a base de cafeína, ruscus y otros extractos vegetales de comprobada eficacia, se las quitaron de las manos. 

A pesar de los envases de botica, llegaron las repeticiones y con ellas, cobró forma la idea de sacar una marca propia de cosmética con materia prima de primera calidad, alta concentración de activos y precio razonable.

"Cuando colaboraba con la cátedra de galénica y de farmacognosia de la Complutense en Madrid, me familiaricé con el uso de las plantas. Pensé que si eran tan buenas como para hacer medicamentos, también tenían que serlo para los cosméticos. Celulitis, arrugas, estrías… Me pregunté por qué las cremas no funcionaban y decidí hacer una línea con esas propiedades".




Ni siquiera dejó de trabajar el día que nació su primer hijo. Durante los primeros años, María fabricaba, envasaba, embalaba y vendía, tarea a la que dedicaba todos los martes, tras dejar a los niños en el colegio.
Ni jaquecas, ni embarazos interrumpieron sus visitas puntuales a clientes convencidos y a nuevas aperturas.
Ni los chaparrones que la sorprendían, destrozando sus tacones de joven juiciosa y educada, lograron cercenar la fe ciega en sus productos. 

Sorteando las incidencias cotidianas de una madre con dos hijos por entonces y sin vacaciones para recordar, su empresa creció, amplió el equipo y aterrizó en un nuevo local, que abrió sus puertas en el 2012 con sus nuevos laboratorios.


Entre tanto, María había introducido la rosa mosqueta de Chile en España y había lanzado la primera BB Cream del mercado, que vio la luz en el 2003, buscando un remedio para sus propias manchas y un truco galénico que contrarrestara el testigo blanco de una protección con SPF 50. Las leyes de mercado nunca sustituyeron su experiencia como usuaria, ni su permanente contacto con las mujeres como formadora, que han sido siempre bases de la intuición que rige sus certeros lanzamientos.

"Lo que me abrió las puertas fue contar con productos que no tenía nadie, como el concentrado de hialurónico que sacamos en el 2007 por las necesidades crecientes de mi propia piel, a medida que han pasado los años. Creo que en mi marca se nota que hay una mujer detrás de las fórmulas. Nuestra reafirmante de pecho por ejemplo, te la pones sin que se quede pegada a la ropa y ésta, es una experiencia que un hombre no tiene".


La frenética actividad de los Laboratorios Marunca en la actualidad, abarca el desarrollo, los ensayos, la fabricación y la comercialización de las novedades que se lanzan cada año.

María D’uol cuenta con instalaciones y recursos propios que permiten la investigación, la innovación y la producción de productos controlados desde principio hasta el fin. Nada se escapa al ojo de María, en cuya agenda se reservan lunes y viernes para investigar, fines de semana para estudiar y el resto para desarrollar sus antenas a pie de calle. 

Creadora del primer laboratorio cosmético alavés, ha sido reconocida con el Premio Ampea a la Empresaria Revelación y el premio Anome 2012 y 2013 a la Trayectoria Empresarial.

"Aún recuerdo el día que, estando embarazada, llegaron los primeros 14 palés y el camionero preguntó por el mozo para descargarlos. Yo soy la única moza, le dije, y ésto es lo que hay".


www.mariaduol.com 

No hay comentarios:

Publicar un comentario