lunes, 6 de febrero de 2017

Rejuvenecimiento Corporal tras la Menopausia con Lipoláser de IML



   El skin tightening que asegura la emisión láser,
convierte el Lipoláser en la técnica perfecta para la eliminación de la grasa localizada
 tras la menopausia

La liposucción asistida por láser o LIPOLÁSER se ha convertido en la forma más eficaz de eliminar esta grasa localizada, asegurando la retracción homogénea de una piel sin el tono ni la elasticidad de la juventud.

También llamada Laserlipólisis, es la técnica quirúrgica de elección para el tratamiento definitivo del contorno corporal en pacientes maduras, ya que asegura el reajuste cutáneo o skin tightening en tejidos comprometidos por la edad.


Muy altas son las expectativas que una mujer deposita en su cirujano, cuando decide eliminar los excedentes grasos que antes no tenía, en zonas como la cintura, el abdomen o los brazos. 

IML  con más de 3000 Lipoláser realizados y la experiencia adquirida tras 10 años de práctica continuada, consigue con el empleo de esta técnica el mejor y más seguro reajuste de una piel, que ha perdido tono cutáneo y apoyo muscular, debido a la bajada drástica de los estrógenos tras la menopausia. Además, la faceta artística del médico, que aún no formando parte del protocolo reglado, resulta fundamental para la interpretación quirúrgica de la corrección deseada por la paciente, en un periodo de alta exigencia estética como esta. 

Las zonas corporales que se pueden rejuvenecer con Lipoláser son aquellas que se ven afectadas por el aumento de volumen en la menopausia como brazos, abdomen, flancos, rollitos del sujetador, muslos y glúteos.


La piel de los brazos, que de por sí es menos elástica y más fina que en el resto del cuerpo, tiene que soportar el aumento de grasa que se produce en la menopausia.

El abdomen es objeto de la mayoría de las consultas realizadas por las pacientes tras la menopausia, ya que, al deterioro de la musculatura abdominal producida por los embarazos y la flacidez característica de esta zona, se suma el aumento de volumen tan común en esta etapa.

Los flancos no presentan flacidez, pero sí acusan el cúmulo de grasa en la menopausia. El aumento de volumen en esta zona desdibuja la curvatura característica de la mujer joven, perdiendo la definición de la cintura.


Incluso las mujeres que más se cuidan y que mantienen su peso en la menopausia pueden acumular grasa en la zona alta de la cintura, a nivel de la espalda, conocida como rollitos del sujetador.
Esta grasa está localizada en pliegues cutáneos muy notorios, por lo que, además de su eliminación, es necesario borrar la memoria de estos surcos horizontales.

La redistribución de la grasa, la pérdida de tono muscular y el deterioro de la piel explican el aspecto característico de los muslos y los glúteos tras la menopausia.
Lipoláser corrige estas alteraciones, eliminando la grasa localizada y mejorando la calidad de la piel.
Para alcanzar una corrección completa en ambas zonas suele ser necesaria una lipotransferencia o injerto de grasa autóloga, que mejora la proyección y la textura de los glúteos.

El siguiente vídeo muestra imágenes reales de antes y después de Lipoláser

https://youtu.be/M5kbjz-ohFM

La duración de la intervención es de menos de 2 horas, se realiza con anestesia local con sedación. La reincorporación laboral se da en 48-72 horas.

Su precio, a partir de 3.500 euros, incluye preoperatorio, faja y gastos restantes.


https://www.iml.es/





No hay comentarios:

Publicar un comentario