domingo, 9 de diciembre de 2018

"Kuia": calabazas con mucho Arte



Paseando por los distintos pabellones de Biocultura Madrid, me paré en unos de los stand por lo llamativo de sus productos: "preciosas lamparas hechas con calabazas".

Conocí así a Iñaki, el "creador de estas obras de arte", al que pedí me contara su historia y la de sus calabazas.

Hoy la comparto con todos vosotros.




"Este proyecto comenzó en el año 2013 cuando me encontraba en Estambul pasando unos días. Allí fue donde vi por primera vez una lámpara de calabaza, y no sé por qué se me metió en la cabeza y decidí que tenía que empezar a hacerlas yo mismo".

"He de añadir que yo nunca he estudiado nada de arte ni de agricultura, por lo que tuve que comenzar un auto-aprendizaje a base de ensayo y error para alcanzar los conocimientos tanto de cultivo de la calabaza, como diseño y tallado de ella".

"Lo primero de todo fue buscar las semillas, que al tratarse de una calabaza un tanto rara (ya que no se come) no se encontraba a la venta en los puntos habituales. 
Las primeras variedades más "comunes" las encontré en una tienda especializada, las otras me las dio un amigo catalán que también hace lámparas de calabaza, que conocí cuando comencé en este bonito mundo de la calabaza". 




"Después de conseguir las semillas comencé a investigar el cuidado y el secado de ellas, ya que me habían comentado que cultivarlas era sencillo, pero lo complicado era secarlas bien, ya que muchas se pudren".

"Esperé medio año hasta que llegó la temporada de poner las semillas y fui viendo como poquito a poco mis calabazas iban creciendo, las que un año después serían las primeras lámparas de Kuia lámparas".

"Hoy día tengo entre 20-25 variedades diferentes de estas calabazas que se secan. Unas redondas, otras alargadas, otras con verrugas, otras con formas de pera... cada una tiene su propia forma y color".

 


"Lo siguiente fue comprar las herramientas para poder trabajarlas, recuerdo que mi primera fue un mini taladro de 14 euros que me duró como seis meses y se rompió... 
Hoy día tengo ya tres diferentes y estoy a la espera de uno mucho más profesional que me llegará enseguida, su precio casi alcanza los 1000 euros, señal de que la calidad y las ganas de continuar mejorando en kuia lámparas están siempre presentes".




"Recuerdo el día que tallé mi primera calabaza, fue en la cocina de mi casa, de mala manera, súper rápido por las ganas que tenía... así salió... una chapuza absoluta, de todos modos, la sigo guardando en mi taller como recuerdo del comienzo".

"Todo era un hobby, jamás pensé que acabaría siendo mi trabajo; hacía lámparas porque me gustaba, hasta que un día por casualidad me tope con una persona que hacía ferias de artesanía en un pueblo de al lado y me animé a asistir.
No vendí nada, pero a la gente le encantó y me dieron ganas de continuar, probar en más ferias... hasta el día de hoy, donde ya me muevo prácticamente por toda España dando a conocer mi trabajo".




Además de sus lámparas, Iñaki también diseña artesanía para alimentación, cuencos, portavelas, maceteros y pendientes.




Preciosas piezas de artesanía, 
¿verdad?
 ¡me encantan¡
¿Y a vosotr@s?



Os dejo su contacto por si queréis saber y ver más de su obra o incluso encargarle algunas de sus piezas.

  


    ecora umina de forma única con estas lámparas tan especiales


    Decora e ilumina de forma única con estas lámparas tan especiales



    No hay comentarios:

    Publicar un comentario